El programa de asistencia técnica a los países latinoamericanos creado en 2015 y financiado por la Unión Europea, del que Italia, a través del IILA, coordina el pilar relativo a la cooperación en el sector penitenciario.

A la reunión, asistieron más de 150 representantes de instituciones de justicia y seguridad europeas y latinoamericanas, con el fin de reforzar la cooperación internacional en la lucha contra la delincuencia organizada transnacional.
Por parte de Italia, el Consejero Giovanni Tartaglia Polcini, Coordinador de la Cooperación en el Sector Penitenciario y actual Presidente del Grupo de Trabajo Anticorrupción del G20, encabezó una delegación formada por representantes de la judicatura y de las fuerzas policiales, que intervinieron en las ocho mesas técnicas. El teniente coronel Gabriele Gargano, experto de la Guardia di Finanza en la Embajada de Italia, también participó en el panel sobre "Las finanzas criminales como combustible de la corrupción".
Al final de la semana se adoptó la Declaración de Panamá, que refleja la preocupación de los países participantes por un "fenómeno que está adquiriendo proporciones preocupantes en todo el mundo y que requiere un cambio de estrategia y respuestas proactivas, coordinadas e innovadoras que trasciendan las fronteras, establecidas a través de un diálogo constructivo y una cooperación eficaz entre los diferentes actores".
En el marco de la reunión, se creó en Panamá un Comité Técnico Interinstitucional (CTI) para coordinar las diferentes
Autoridades centrales panameñas para la cooperación internacional en la lucha contra el crimen organizado. La firma del CTI contó con la presencia de la Ministra de Gobierno Janina Tewaney, el Fiscal General Javier Jaraballo, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia Luis Ramón Fábrega y el Jefe de Delegación de la UE Chris Hoornaert, acompañados por el Embajador Fabrizio Nicoletti y los demás Jefes de Misión Europeos acreditados en Panamá, dando testimonio del compromiso compartido a nivel de la UE para fortalecer, en Panamá y en la región, la lucha contra la corrupción y el crimen organizado transnacional.