Un plato típico de la región más septentrional de Italia, que incluye dos territorios, Trentino y Alto Adige. Los canederli son sencillas en ingredientes y preparación y son realmente ricas, y ciertamente nacieron como un plato pobre de los campesinos, para recuperar el pan seco, y que con el tiempo ha sido apreciado por todos.


Ingredientes para 4 personas

  • 250 gr de pan seco.
  • 100 ml de leche.
  • 100 gr de Speck a cuadritos (pueden utilizar Jamón Serrano o Tocino seco).
  • 1 cebolla.
  • 1 huevo.
  • Cebollino q.s.
  • Sal q.s.
  • Pimienta q.s.
  • Aceite de oliva virgen extra q.s.
  • 1 litro de caldo de carne

Preparación: Remojamos el pan en un bol, después de haber quitado la corteza, con la leche tibia. Lo dejamos en remojo unos minutos y luego agreguemos el huevo, el cebollino, la sal y la pimienta. Amasamos todo con las manos hasta que esté bien mezclado.

Tomamos una sartén y doramos la cebolla finamente picada con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, después de unos minutos agregamos el Speck picada, dejamos cocer un par de minutos y luego retiramos del fuego. Combinamos el Speck dorado con la cebolla con el resto de los ingredientes en el bol y amasamos para que la mezcla quede bien uniforme. Alguien agrega también un poco de queso parmesano rallado a la masa para las albóndigas, pero es una variante de la receta original.

Con las manos humedecidas, formamos grandes albóndigas, compactándolas bien.

Ponemos a hervir agua en una olla, y cuando hierva, cocinamos las albóndigas por unos pocos minutos, las servimos escurridas del agua y sumergidas en el caldo de carne bien caliente.


El consejo es combinarlo con un vino de la región, como un Lagrein rosado (llamado Kretzer), un vino rosado, tranquilo, seco, ligero, o incluso un Pinot noir rosado suave y elegante.


Buon Appetito!