Quemado, crujiente, picante: estas son las tres características fundamentales del Espaguetis a la Asesina, uno de los platos típicos de la ciudad de Bari, con el que finalizamos el pequeño recorrido gastronómico en Puglia.

No es necesario matar a nadie para preparar este plato. El nombre asesina está ligado a su técnica de cocción, la “risottatura” de la pasta, de hecho, los espaguetis de estar rígidos, comenzarán a doblarse. Todo el proceso tardará entre 8 y 9 minutos. Por eso se dice que el Asesina "debe sufrir".

Ojo, no es un plato de la recuperación de la pasta sobrante, como muchos piensan, sino que deriva de la extraordinaria capacidad de las amas de casa de Bari para estirar un poco de salsa de tomate bien restringida y convertirla en un sabroso y humeante espagueti para saciar huéspedes inesperados.

Ingredientes para 4 personas

  • 320 gr de espagueti.
  • 300 gr de Salsa de tomate.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 Peperoncino seco.
  • Aceite de oliva virgen extra q.s.
  • Agua caliente y salada q.s.
  • Albahaca q.s.

Preparación: Empecemos por preparar la salsa de tomate en una pequeña olla (Salsa de tomate). 

En una sartén antiadherente, suficientemente grande para contener los espaguetis, sofreír un diente de ajo con un poco de aceite durante un par de minutos. Agregamos los espaguetis crudos e inmediatamente los mojamos con agua caliente. Mezclamos un poco para "ablandar" la pasta y luego echamos un cucharon de salsa de tomate. Desmenuzamos el peperoncino (ají picante) seco y seguimos cocinando, mojando la pasta con agua caliente para “risottarla”. Casi al final de la cocción, retiremos el ajo y vertamos el resto de la salsa de tomate.

Sazonamos con sal y terminamos de cocinar subiendo el fuego y dejando que el fondo se queme para que la pasta quede crujiente y dorada.

Sus Espaguetis a la Asesina están listas, los servimos bien calientes, decorando al gusto con albahaca fresca.

Acompañémoslos con un excelente vino tinto, y como estamos en Puglia no puede que ser un Primitivo o un Negroamaro.

Buon Appetito!