Pasta a la carrettiera, uno de los platos favoritos de quienes no tienen el tiempo ni las ganas (o ambos) de permanecer en la cocina horas y horas para cocinar, y sobre todo muy bueno. La versión siciliana original se creó para permitir a los carreteros preparar la pasta con anticipación y comerla cuando viajaban. Podemos verlo como un antepasado de la ensalada de pasta.

Pasta a la carrettiera es especialmente ideal para espaguetis de medianoche o cenas improvisadas porque está preparada con ingredientes que se encuentran fácilmente en casa. Guindilla (ají picante), ajo, aceite de oliva virgen extra, perejil y queso de oveja rallado (pecorino) y, por supuesto, la pasta que casi siempre son espagueti.

La diferencia entre la pasta a la carrettiera y la pasta con ajo, aceite y peperoncino, además por supuesto del queso pecorino, es que toda la salsa se prepara a “crudo” y no en una sartén, por lo que aún más rápido.

Ingredientes para 4 personas


  • 360 gr de espaguetis
  • 150 gr de queso pecorino
  • 1 diente de ajo
  • 1 guindilla fresca
  • Perejil a gusto
  • Aceite de oliva virgen extra a gusto
  • Sal a gusto
Preparación: 

Ponemos a hervir una olla con agua ligeramente salada y, cuando hierva, ponemos a cocer los espaguetis y mientras se cuecen, preparamos la salsa. Picamos finamente el perejil, pelamos el ajo, le quitamos el corazón y lo cortamos en rodajas finas, así como la guindilla (ají) fresca.

En una taza, vertamos medio vaso de aceite y agregamos el perejil picado, el ajo y la guindilla, mezclando bien. Escurrimos los espaguetis al dente y los ponemos en un bol grande, los sazonamos con el aceite que hemos preparado, agregamos el pecorino rallado y mezclamos bien.

Servimos la pasta a la carrettiera como más nos guste: caliente, tibia o fría, acompañándola con el vino que tengamos a mano, estará bien.

Buon Appetito!